Saltear al contenido principal

<    OUR STORY #3    >

Texto de:

Laura López Reñé

Escritura & Fotografía

CUANDO CIERRO LOS OJOS

Vivimos pensando en lo que se fue y soñando con lo que vendrá, imaginando lugares que no existen e idealizando momentos que nunca volverán.

Mientras nuestra mente baila entre fantasía y realidad, perdemos de vista lo que tenemos más cerca y dejamos de reparar en ello, de prestarle atención, de darle la importancia que merece. Andamos por la vida de puntillas, demasiado deprisa; pasando por alto los pequeños detalles y olvidando abrazar lo sutil e intangible de cada instante.

Han pasado unos cuantos años desde la última vez que estuve allí y sin embargo, si cierro los ojos, aún puedo volver. Oír el canto de los pájaros mientras el sol asoma tímidamente entre los árboles y calienta mis mejillas. Sentir el crujir de las hojas secas bajo los pies y el frío de la mañana calando en mis huesos. Andar sin rumbo y encontrar siempre el camino de vuelta, por pura intuición. Sumergirme en esa montaña que fue hogar y ahora es refugio, aunque sólo sea en mi imaginación.

Fotografía · Anna3puntos · Ventana
Fotografía · anna3puntos
Fotografía · anna3putos · Árbol · Montaña

Aquella casa y el bosque que la rodeaba son el lugar al que regreso, una y otra vez, cuando siento que me pierdo; cuando necesito, por unos instantes, sentirme niña de nuevo. Allí es donde puedo detener el tiempo y reencontrarme con mis raíces, hundir los dedos en mi memoria y rebuscar en lo que fui para comprender quién soy hoy.

Nunca pensé que algún día debería despedirme de aquel lugar, que habría un último viaje de vuelta a casa contemplando las últimas luces de la tarde desde la ventana trasera… Tampoco llegué a intuir cuánto echaría de menos todo aquello ni a imaginar que la nostalgia crecería conmigo día tras día. Supongo que nos pasa a menudo: no somos conscientes de lo que tenemos hasta que se nos escapa de entre las manos, hasta que de pronto –como en un suspiro– se convierte en recuerdo.

Fotografía · Anna3puntos · Retrovisor
Fotografía · Anna3puntos · En Carretera

Quizá por eso, ahora, cada cierto tiempo, una parte de mí ansía huir del asfalto, escapar de la ciudad y llenarse de aire fresco. Porque cuando me encuentro en el corazón de la naturaleza, siento algo que no me sé explicar; algo que sin lugar a dudas sería menos intenso de no ser vivido como algo efímero, fugaz.

Respirar profundo y ver con mayor claridad. Recuperar una pizca de aquella sensación de libertad de antaño. Saberme, al fin y al cabo, un poco más despierta, un poco más viva. Nada menos, nada más.

Volver arriba